Yo también la juzgué, pero en ese momento se convirtió en mi mejor aliada

Actualizado: 12 de oct de 2018

Hace 11 años vine a Tuxtla Gutiérrez a estudiar la licenciatura en psicología, siempre fui una excelente alumna, me apasionaba mi carrera. Soy originaria de Tonalá, Chiapas. Cuando estaba a la mitad de la carrera conocí a un chavo y vivimos un intenso noviazgo durante muchos años, tenía 22 años cuando me enteré que estaba embarazada, cuando vi el papel del laboratorio me impacté, no lo podía creer, yo siempre me había protegido y esto era un error. Sentí pánico y vi pasar por mi cabeza todos mis planes del futuro, mi familia molesta, iba a ser señalada por todos.

Decidí que no estaba lista para tener un hijo en ese momento. En mi salón había una chica a la que siempre todos criticaban porque decían que había abortado; alguna vez yo también la juzgué, pero en ese momento se convirtió en mi mejor aliada, me ayudó incondicionalmente. Me dijo dónde podía conseguir unas pastillas para hacerlo.

Compramos las pastillas y esperé a que fuera sábado para tomarlas y no tener que faltar al escuela, tenía miedo de que alguien se diera cuenta.

Después de tomar las pastillas tuve un sangrado como de tres días y pasadas un par de semanas fui a una clínica particular a realizarme un ultrasonido.

Cuál fue mi angustia cuando me dijeron que tenía un aborto inconcluso, el doctor me dijo que tenían que hacerme un legrado, pero que costaba 7 mil pesos, evidentemente yo no contaba con ese dinero, pero él me dijo que podía ir a la clínica del seguro social con los estudios y tenían que proporcionarme el servicio. Yo nunca dije que había tomado pastillas.

Llegué al hospital y afortunadamente me realizaron la intervención, yo tenía mucho miedo de que se dieran cuenta, pero eso no pasó. Me angustiaba ver que a una chica al lado mío que estaba en mi misma situación, el médico la acosaba constantemente diciéndole que dijera si se lo había provocado. La chica lloraba muy angustiada, aún recuerdo y comparto el miedo que sentía.

Me parece indignante que las mujeres tengamos que pasar por esto, tener que escondernos para acceder a un aborto, para ninguna es fácil tomar la decisión y mucho menos si todas las personas incluyendo los médicos nos juzgan y nos culpan.

Hoy han pasado 7 años y en retrospectiva veo que fue la mejor decisión que he tomado en mi vida, terminé mi carrera, hice una maestría, tengo un buen empleo y cada que puedo apoyo a las mujeres que se me acercan para que puedan abortar de manera segura, ahora estoy más informada y sé que la forma en que me realicé el aborto no era la correcta, pero que hay otras formas mucho más prácticas y seguras de hacerlo. Me llena de alegría poder acompañar a otras mujeres en su decisión y que no se sientan temerosas y angustiadas como me sentí yo.


Autora: Mariana

Lugar: Tonalá, Chiapas.

Entradas Recientes

Ver todo

Acompañando la libertad

Mi mejor amiga tenía un embarazo de 5 semanas y la total certeza de no querer llevarlo a término. Vivimos en la CDMX, y aunque es legal, sigue siendo un tema que no se habla mucho. Siendo yo feminista

© 2018. Chiapas, México

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now