SÓLO MI DECISIÓN

Fue difícil para mí, tomar la decisión de abortar, ya que mi novio estaba muy emocionado, mis padres y los de él. Sin embargo, yo no veía todo color rosa; sabía que mi novio no tenía trabajo, y aunque ambos tenemos título universitario, en mi país, las oportunidades son escasas. Además, días antes de enterarme del embarazo, me diagnosticaron VPH. Mi pareja siempre me presionó, diciendo que yo era una cobarde al no enfrentar el problema y luchar por nuestro bebé; me decía que no iba a permitir ni siquiera darlo en adopción. Yo opté por ceder, y tratar de asumir la maternidad... pasaron 9 semanas, y tuve una charla con la psicóloga, quien me enseñó mis derechos, quien me dio a entender que era únicamente mi decisión, pues quien iba a atravesar cambios en su cuerpo y a cuidar toda la vida de alguien, solo sería YO. Tomé la decisión, mi pareja lo aceptó y en menos de dos días me realizaron el procedimiento de forma legal. No voy a negar que fue una experiencia nada agradable, pues fue por medio de una aspiración en el utero, y es bastante doloroso. Al ver la ecografía de ese embrión que estaba dentro de mi, siento algo de dolor y me pregunto cómo hubiera lucido al nacer. Sin embargo, pienso que hice lo correcto al no traer un niño al mundo a pasar necesidades o a culparlo por ser un obstáculo para mi proyecto de vida.

Autora: Julie

Lugar: Cali, Colombia

© 2018. Chiapas, México