La familia es tu mejor apoyo

Actualizado: 26 de oct de 2018

Apenas tenía 19 años, creía en los amores equivocados. Estaba completamente enamorada de quien había sido mi novio en la preparatoria, creía y confiaba ciegamente en lo el decía. Nos veíamos cuando el llegaba a la ciudad donde vivía, prometiendo siempre amor incondicional y que pronto volveríamos a ser novios formales como en la prepa. Así fue como en una de esas visitas terminé embarazada y ¡Si! Me cuidaba por eso no esperaba que eso sucediera. Al enterarme de la situación le llame y desapareció. No estaba nada bien de salud, mis papás se dieron cuenta y obviamente se molestaron pero jamás me dejaron sola. Hablamos sobre lo que quería hacer de mi vida y si realmente quería ser madre a esa edad. Llorando les dije que no y que tenía miedo. Por lo que ellos me dieron la opción de abortar. Primero me atemorice muchísimo, ellos me explicaron y me llevaron con un médico a una clínica para realizarlo. Estuvieron en todo momento conmigo, fue puedo decirlo seguro, a pesar de que la recuperación física no fue tan sencilla por los problemas de salud que presento. Al inicio sentía una gran tristeza, pero a la vez un alivio. No me generó ningún trauma ni nada por el estilo. No dudo en decir que fue la mejor decisión y me enseñó que mi único y verdadero apoyo son mis padres. Gracias a ellos y a todo lo que hicieron puedo decir que hoy soy más fuerte y consciente. Comparto mi historia porque Ojalá las mujeres cinfisramos más en nuestra familia y no en extraños. Ojalá supiéramos desde muy jóvenes que el amor propio es más importante que el que quieres ofrecer a otros, quienes se burlan de tu inocencia y del amor que ofreces. Las jóvenes merecen saber, estar informadas, conocer y estar acompañadas de quienes realmente las aman.


Autora: Gabriela

Lugar: Tuxtla Gutiérrez, Chiapas


© 2018. Chiapas, México