¿Amor?

Tenía 19 e iba a la mitad de mi carrera. En ese momento llevaba ya tres años con quien creí sería el hombre de mi vida, sin embargo tras diversas situaciones, nuestra relación se fue fragmentando y, sin darme cuenta, estaba sumergida en una relación codependiente y con violencia física y psicológica y sí, en esos momentos creí que me quería y que era feliz. Al finalizar mi semestre, 8 días después de la relación sexual que dio lugar a mi embarazo, comencé a notar síntomas, los cuales platiqué con mi pareja y su respuesta fue violenta, terminando por aventarme fuera de su casa. Increíblemente ese mismo día descubrí que un familiar se encontraba muy grave, por lo que casi toda mi familia se trasladó al hospital (fuera de mi ciudad), y en esos momentos no sabía qué hacer, pero no me sentía lista para hablar con mi mamá. Al principio quise seguir con el embarazo y mi pareja prometió cuidarnos, sin embargo, tras encontrarme pensando que sería de mí durante el embarazo y la vida del bebé y la mía después de eso, comencé a aterrorizarme, pues no me sentía segura al pensar que podía iniciar con mi pareja una relación que nos iba a unir bastante tiempo... Lo quería, sí, pero jamás me vi toda la vida con él, así que decidí interrumpir mi embarazo con 6 semanas. Para esto, la noche que tomé la decisión, usé misoprostol no sin antes leer un millón de páginas y recomendaciones. Tenía miedo y mi pareja estuvo comunicándose conmigo durante la madrugada, tranquilizándome porque aunque sabía que había efectos secundarios, fueron más dolorosos y fuertes de lo esperado, hasta que en realidad llegó a ser bastante grave a tal punto que creí que iba a desangrarme, por lo que allí fue cuando se esparció la noticia con cada miembro de mi familia, riéndose y murmurando que “así son todas y sólo eso saben hacer”. Sin embargo, aún recuerdo la cara y las palabras de mi mamá... Ella dijo que me iba a cuidar. Al llegar al médico me recetó pastillas y análisis y al obtener los resultados, me comentó que presentaba aborto incompleto y debía proceder un legrado, y fue el día más doloroso, no físicamente, pero sí a nivel emocional... Viendo a mi madre apurada, sin comer y yo muriendo de miedo pues pasó mucho tiempo para que yo entendiera que había pasado. También recuerdo que a pesar que muchas enfermeras me veían horrible y el ginecológico dijo: “sin hijos ningún hombre te va a querer”, el doctor “principal” y una enfermera hermosa me acariciaron la cabeza tan tiernamente, que ya no me sentía tan sola. Ese doctor me dijo: “hija, eres muy inteligente y mereces una segunda oportunidad”. Pasé más de un año en depresión y no, no fue por arrepentimiento (que no significa que no me doliera), sino que el trato de la familia que yo creía incondicional, me llevó a no querer hacer nada ese periodo, yendo de vez en vez a la universidad y abandonando muchas cosas que amaba. Pasó un tiempo para que me diera cuenta del ciclo de violencia en el que estaba encerrada y que, a pesar que las palabras de mi pareja parecían bonitas, no aguanté y terminamos. Ahora, en retrospectiva, me pregunto qué hacía aún con él... Quizá porque duramos tanto tiempo juntos que creí que de verdad quería cuidarme, que si era amor a pesar de lo que me hacía, que no importaba que me separara de mis amigos, yo lo iba a ayudar a ser mejor persona y que al fin entrara a la universidad... ¿Suena tonto? Quizá, pero hay un antes y un después de eventos así y uno nunca sabe lo qué pasa una persona en esos momentos, simplemente lo juzga. Pude haber tenido un hijo con el hombre que en ese entonces adoraba, pero que también llegó a amenazarme con quitármelo si lo tenía; pude tener un hijo que quizá jamás habría conocido a su familia materna, pues ninguna persona (salvo mi madre) quiso ayudarme. No sé qué habría pasado, lo que sé es que no estaba lista, que era una mujer que no se quería y que a pesar de que siempre le dijeron que tenía potencial, padecía de severos problemas emocionales. Hoy en día siento que muchas cosas cambiaron, pues he conseguido alcanzar metas que jamás creí, hoy me siento bien estando sola, hoy ya no hay llantos y tampoco miedo, ni una relación que pudo haber terminado en consecuencias mortales, he vuelto a confiar en mí y aunque queda mucho camino por recorrer y aunque sí, hubieron días donde el dolor fue fuerte, pude superarlo. En retrospectiva, quizá debí haber confiado en mi mamá y entonces jamás habría sufrido depresión, pero esto me ayudó a conocer quién en verdad era mi amigo y lo que yo en verdad quería hacer. Trato de apoyar a quien toma esta decisión porque cada quién tiene su historia y nadie puede decir qué es correcto y que no. Te equivocaste severamente, sí, ¿eso significa que debas continuar algo que no quieres y que probablemente sea peor para ti y el producto de ese “error”?, ¿debes frenar tu vida sólo porque el anticonceptivo no funcionó? Estoy segura qué hay un millón de razones y que a pesar de no ser una decisión fácil y definitivamente no recomendar la experiencia (pues no, no se hace por diversión), hay muchas mujeres muy valiosas que pasan por situaciones así, y gente que juzga siempre va a sobrar... Si lees esto y estás decidida, hazlo, pero confía en alguien que tú sepas que en verdad te ama, no pases esto sola y mucho menos te culpes, no es fácil, pero toma la decisión, sé fuerte y vive de manera maravillosa.

Autora: Sp-Lynch

Lugar: CDMX, México

Entradas Recientes

Ver todo

Una decisión desde el corazón

Yo he tenido 2 abortos. Ahora tengo 34 años, a unos días de cumplir 35. No hay nada de lo que me arrepienta de haberlo hecho. Es fácil juzgar y pensar que "con la mano en la cintura", una mujer toma u

Aborte sin ningún remordimiento

Tengo 24 años, termine mis estudios de farmacia y estoy en busca de empleo, vivo con mi pareja y mi hijo de casi cuatro años de edad, durante ese tiempo tuve una vida sexual "normal" con mi pareja, el

Aborté legalmente en Argentina

Hola! Soy de Argentina, de la provincia de Santa Fe, donde el aborto es contemplado por la ley sólo en "casos especiales". Sufro de una enfermedad mental y mi estabilidad depende de un cóctel de medic

© 2018. Chiapas, México

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now